Viernes de Soundtrack: Inolvidables

Back-to-the-Future-movie-poster

Cuenta la leyenda que en el apogeo del Imperio Romano, allá por el año 193 A.C (antes de Chambon) uno de los primeros astronómos, Chambineus miró al cielo, y en los astros encontró la manifestación cósmica de Venus, la diosa de la belleza y el amor. Pero había algo más, las estrellas parecían moverse y bailar al compás de la lira de un joven trovador que narraba las historias de las campañas de conquista del por entonces poderoso imperio. Fue así, como Chambineus tuvo una epifania y se dio cuenta de lo que estaba pasando, no sólo era el día de Venus, el Veneris dies, sino que era un viernes con música, un Veneris soundtrackus, un VIERNES DE SOUNDTRACK. Hoy, como hace cientos de años, conmemoramos ese día, en el cual un simple mortal, supo que en los viernes, la estrellas bailan sin cesar.

En este sección hemos repasado algunos de las bandas sonoras más importantes y memorables de la historia del cine, pero vale la pena decir también que en nuestro afán por categorizar y tematizar hemos olvidado soundtracks indispensables. No se puede abarcar (por suerte) toda la producción musical cinematográfica, y menos si tenemos en cuenta nuestro corto tiempo desde que iniciamos la sección. Por eso, en esta entrega decidimos presentarles esas bandas sonoras inolvidables que nos olvidamos de incluir, una suerte de mención honorífica de composiciones que no podían esperar más a ser incluidas en los V.D.S. Muchas de ellas ya son parte inamovible de la cultura popular, y por sobre todo, de nuestras vidas, así que estén preparados para emocionarse y tararear hasta el paroxismo. Con ustedes los inolvidables olvidados. A disfrutar!

“Lo que el viento se llevó” (Gone with the Wind,Victor Fleming,1939) de Max Steiner

La figura de Max Steiner es tan grande por dentro y fuera del mundo del cine, que es casi una falta de respeto que no le hayamos dedicado un V.D.S entero; algún día lo haremos. El “tema de Tara” que acompaña el clásico melodrama protagonizado por Clark Gable es, sin exagerar, la quintaesencia de las composiciones del cine americano de los últimos 80 años. No es casualidad, que el American Film Institute la haya elegido como el segundo mejor soundtrack de la historia (detrás de Star Wars, imposible escapar de Williams) y como tema principal de la fastuosa celebración de los Oscars. Su tono bucólico y ceremonial logra que la obra se escape de su función diegética original y reine en la memoria colectiva como emblema de eterna ilusión. Después de todo, mañana será otro día.

“La Pantera Rosa” (The Pink Panther,Blake Edwards,1963) de Henry Mancini

Para muchos (me incluyo), la infancia suena a “La Pantera Rosa”. Es que el maravilloso saxo alto de Henry Mancini marcó a más de una generación de infantes devotos a las morisquetas de la Pantera con más swing (y gay friendly) de la televisión. Todo había empezado a principios de los 60, cuando Edwards llamó a un ya prestigioso Mancini para que componga la música de su próxima película, una parodia al cine noir en donde un ladrón de joyas buscaría robar el más preciado diamante (cuyo nombre no hace falta que les aclare). Los títulos iniciales animados y el papel secundario del Inspector Clouseau fueron tan populares que resultaron en la serie animada que tanto conocemos. Mancini, como el mejor maestro de jardin, le mostró por primera vez a millones de niños y niñas que era el jazz; no podemos estar más agradecidos.

“El Gran Escape” (The Great Escape, John Sturges,1963) de Elmer Bernstein

El mismo año que Mancini adoctrinaba al mundo entero, el genial Elmer Bernstein musicalizaba la fuga de Steve McQueen y sus secuaces de un campo alemán durante la Segunda Guerra Mundial. La simpática marcha de Bernstein ha sido reproducida en incontables series y películas (Simpsons, Breakfast Club) sedimentando su melodía en nuestra cabeza, hasta el punto de asociarla con el sentimiento de espera y encierro. Un verdadero tratamiento pavloviano.

“El Padrino” (The Godfather, Francis Ford Coppola,1972) de Nino Rota

La pantalla negra, la trompeta siciliana, la cossa nostra. Nino Rota es el compositor de la música mafiosa por antonomasia, su estética inspirada en los estilos tradicionales del sur de Italia (la opera napolitana) ha signado nuestra percepción, para bien o para mal, de la cultura italiana. En lo personal, creo que es una de las bandas sonoras más bellas y emotivas que he escuchado, la trilogía de Coppola no sería la misma sin ella. Es que con tantas escenas memorables, como olvidar semejante obra de arte.

“El Golpe”/The Entertainer (The Sting, George Roy Hill,1973) de Scott Joplin/Marvin Hamlisch

Originalmente compuesta por Scott Joplin en 1902, “The Entertainer” ingresó en el panteón de la cultura popular décadas después cuando Marvin Hamlisch la adaptó para la banda sonora de “El Golpe”. El éxito del film desterró del olvido a Joplin (que ya había muerto) y revivió brevemente la fiebre del ragtime que había dominado a Estados Unidos en los años 20; luego se terminó por inmortalizar como la música del “gag cómico” por excelencia. Hamlisch por su trabajo fue premiado con un Oscar, y disfrutó de un gran suceso comercial, haciendo “la gran Bubba-Gump”, Joplin era negro por si no sabían.

“Conan, El Barbaro” (Conan, the Barbarian, John Milus,1982) de Basil Poledouris

EPICO, es la primera palabra que me viene a la cabeza cuando escucho el glorioso soundtrack de Conan. Hoy en día ya no hay estas composiciones como esta, nos tenemos que conformar con clusters y “bocinas de barcos”. Realmente no se si la genialidad de Poledouris podrá repetirse, pero hago explícito mi pedido de que vuelvan las bandas sonoras ampulosas y gigantescas. Si usted se encuentra en medio de un obstáculo, lo único que necesita es esta música para poder superarlo.

“Volver al Futuro” (Back to the Future, Robert Zemeckis,1985) de Alan Silvestri

Se humedecen mis ojos. Al oír nuevamente la banda sonora de la joya de Zemeckis, uno no puede evitar sentir esa excitación que sólo provoca ver este film. Una montaña rusa de emociones que toca su punto más alto cuando vemos a Marty y al Doc triunfar, es nada más ni nada menos que el sonido de la victoria, es el gol sobre la hora en el campeonato del mundo. No hace falta que me extiendia con explicaciones, ustedes ya saben a lo que me refiero, por eso nunca van a poder olvidar este soundtrack.

Terminator 2: el juicio final (Terminator 2: Judgment Day,James Cameron,1992) de Brad Fiedel

CHACHAN CHAN CHACHAN! CHACHAN CHAN CHACHAN!. Con sólo leerlo saben que estamos inmersos en el futuro apocalíptico de Skynet y sus humanoides metálicos. La secuela mejoró considerablemente cada uno de los elementos de su antecesora incluido la banda sonora. Es que en la primera “Terminator” (1984,James Cameron), el sonido dejaba bastante que desear, no tenia un buen tratamiento. En “el día del juicio” ocurre todo lo contrario, esos golpes que nos remiten a las maquinas de las fabricas metalúrgicas están perfectamente integrados a la atmósfera robótica (?) del film. La demostración de que ni siquiera hace falta una melodía para que recordemos la música.

Esto fue todo por hoy, desde Cinema Chambon les deseamos un fin de semana inolvidable llena de melodías épicas y emotivas.

Johnny Chambon

 

Anuncios

3 pensamientos en “Viernes de Soundtrack: Inolvidables

  1. Pingback: Viernes de Soundtrack: Comics (Parte 1) | Cinema Chambon

  2. Pingback: Viernes de Soundtrack: Basura | Cinema Chambon

  3. Pingback: Esta son: las 5 mejores y peores canciones de James Bond - Tuc Sin Filtro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s