Viernes de Soundtrack: Openings de series (PARTE 1)

Volvemos en grande.

 

¿Se acuerdan de los “Viernes de Soundtrack”?, ese glorioso posteo que se publicaba todos los viernes en Cinema Chambon. Sì, Cinema Chambon, esa web sobre cine, series y algunas cosillas más que en su momento fue nombrada por Spencer Tracy como “La página más prometedora de 1979”. Esa misma, donde apócrifos redactores escribían sin tapujos su parecer sobre películas y brindaba alegrías alrededor del mundo. Una felicidad tal en su lectores, que incluso inspiró un golpe de Estado en Tailandia por haber suspendidos sus escritos durante 6 meses. Bueno, parece que ahora vuelve y se rumorea que Johnny Chambon salió de letargo en la cima del Everest para volver a endulzar la retina ocular de millones alrededor del mundo. Fuentes confiables (que aquí no podremos revelar, debido a nuestro profesionalismo periodístico) nos confirman que A) Es verdad, Johnny está escribiendo un nuevo VDS B) a nadie le importa, pero que si llegaron a esta instancia del párrafo es porque se engancharon con el título y no tenían nada mejor que hacer.

Emulando grandes series que retornaron de la cancelación por aclamación popular (“Family Guy”, “V”, “Twin Peaks”), Johnny Chambon no ve otra opción que regresar y otorgar la herramienta de procastinación absoluta: el VDS. El oportunismo y la nostalgia están a la orden del día, así que prepárense para una nueva saga de posteos sobre lo que sea, quizás, el aspecto más memorable de las series televisivas: los openings (termino hipster acuñado últimamente al no saber si llamarlos “presentaciones” o “créditos iniciales”). Hay tanto, pero tanto material que esta primera entrega sólo se limitará a series “clásicas”, es decir, todo lo que sea previo a lo que podríamos llamar “la nueva era” de la series, en otras palabras, todo lo previo al fenómeno de HBO, Netflix y Lost. Por lo tanto, en el corpus de esta primera selección podremos encontrar desde viejos seriales de los 50 hasta sitcoms de los 80 y 90s. El criterio de elección no se basa en la calidad total de la serie sino en 3 factores 1) Originalidad 2) Complementación audiovisual 3) Pregnancia 4) Despotismo subjetivo. Así que nada de quejas caprichosas o de falsa indignación si no encuentran su serie favorita al estilo “No está Seinfeld!, no están Los Tres Chilfados, no está Blanco y Negro”. Aunque ahora que lo pienso unos comentarios no vendrían mal, comenten, comenten!

PD: También planeamos otra entrega de series animadas, por eso no las incluimos aquí

“El Zorro” (Johnston McCully/Disney, 1957 – 1959). Tema: “Tema del Zorro” por George Bruns y Norman Foster

Dentro de la historia televisiva existen miles de ejemplos de canciones inolvidables (“Bonanza”, “El Santo”, “Cheers”) pero para ser sinceros, muchas mueren en el recuerdo de jubilados y/o reviven como gags en “Los Simpsons”. Ninguna de ellas tiene la herencia generacional que si a tenido “El Zorro” a través de las décadas. Una de las pocas series de los años 50 (la única diría yo) que ha sobrevivido repeticiones en canales de aire. Hoy se puede seguir escuchando su melodía en neófitos infantes que agradecen día a día no ir a la escuela en horario matutino.

“La Dimensión Desconocida” (The Twilight Zone, Rod Serling, 1959 – 1964). Temal: “Twiligth Zone Main Theme” de Marius Constant

Probablemente la serie mejor escrita y más influyente de todos los tiempos. Sin la maravillosa creación de Rod Serling un VDS como el de hoy (y buena parte del género fantastico/sci fi en el cine) simplemente no podría existir. Esta antología alimentaba y refórmulaba simultáneamente elementos que se encontraban latentes en la imagineria de mediados del siglo XX: el noir, el suspense hitchockeano, Wells, Bradbury, Asimov, Lovecraft, Matheson (guionista de algunos de los mejores episodios de la serie) Don Siegel, el cine clase B, la Guerra Fría. Cada relato se introducía con un fascinante monólogo de Serling (guionista de “El Planeta de los Simios”) para luego insertar al espectador en esa zona donde las reglas de la realidad como la conocemos no aplican, la zona crepuscular. En un principio la composición estuvo a cargo de Bernard Herrmann, un experto en crear atmósferas inquietantes, pero el encargado de el tema que todos recordamos es Marius Constant, un rumano que estudió con algunos de los máximos exponentes de la música así llamada “académica contemporánea”. Quizás sea por esta formación que se pueda escuchar un carácter tan ominoso y a su vez tan fascinante. Posiblemente estas dos palabras no le hacen justicia a esta obra maestra, y es que si lo pensamos bien no hay ningún adjetivo que pueda describir bien lo indescriptible, y eso justamente, es la “Dimensión Desconocida”.

“Viaje a las Estrellas” (Star Trek, Gene Roddenberry, 1966 -1969). Tema: “Where No Man Has Gone Before” por Alexander Courage

Otra serie pionera. En plena ebullición sesentista, Rodenberry imaginó un futuro utópico donde la humanidad había superado sus diferencias para finalmente unirse en pos de la exploración espacial. La primera etapa de una devoción que se ha mantenido firme (con algún que otro insulto a su legado) durante 50 años. Si nos preguntamos qué es la Ciencia Ficción, es probable que el ejemplo de “Star Trek” se halle como un paradigma más que aceptable para definir al género.

Como si la construcción de naves especiales y un guión corroborado por la NASA no fueran suficiente para enarbolar la bandera del nerdismo galáctico, tenemos nada más ni nada menos música compuesta con un Theremin, sí, es ese instrumento que se “toca” manipulando las ondas con un excéntrico movimiento en las manos. La mejor frase de introducción de la historia: “El espacio, la última frontera”

“Doctor Who” (1963 – continua, Sidney Newman/Steven Moffat). Tema: “Doctor Who Theme” por Ron Grainer

Y claro, el otro paradigma del sci fi más aceptado es “Doctor Who”. Otra serie con cincuenta años de historia, otra introducción con Theremin. Parece ser que la única manera de viajar en el tiempo por el hiperespacio es con la composición de Grainer (por favor no me vengan con Nolan).

“El Agente 86” (Get Smart, Mel Brooks, 1965-1970). Tema: “Theme from Get Smart” de Irving Szathmary

Simple pero efectiva, la absurda aliteración tan caracteristica en las producciones de Mel Brooks (recordemos esa nave sinfín de “Spaceballs”) siempre ha funcionado por estos lares, quizás sea por eso que se ha grabado a fuego tanto en la memoria visual como auditiva del espectador argento. Si uno ve “El Agente 86” quizás pueda entender la fascinación del público argentino por “Los Simpsons”; es el mismo código, un humor que combina lo intelectual y el metalenguaje con el splapstick. Maxwell Smart no tiene nada que envidiarle a las intros de James Bond.

“Kevin, creciendo con amor” o “Los Años Maravillosos” (The Wonder Years, 1988 – 1993, Carol Black/Neal Marlens). Tema: “With A Little Help From My Friends” (Lennon/McCartney) por Joe Cocker

A ver, algunos la recuerdan, otros no. Es cierto, solo pegó en una franja etaria específica, y por lo menos en estos pagos, no volvió a ser repetida. Pero ésto no es exclusivo de cadenas televisivas sudamericanas; hasta en Estados Unidos, donde ha tenido un impacto significativo, se tardó añares en editarla en DVD. Paradójicamente, el soundtrack que acompaña la adolescencia de Kevin Arnold a través de los tumultuosos años sesenta, es tan pero tan bueno, que pagar los derechos de los mismos se hace imposible. Todos los peces gordos en la misma pecera: Beatles, Dylan, Cream, Motown, Simon, Crosby, los dos Morrison, Joni Mitchell, no hay artista de esta década que se les escape, y eso vale un buen billete; principalmente cuando una serie no tiene los millones de seguidores para retribuir semejantes gastos. Realmente hay que agradecer a alguna deidad que esta maravilla (je) haya resistido tantas temporadas, sobre todo teniendo en cuenta que su canción de apertura es ¡el mejor cover que se haya hecho jamás de una canción de Los Beatles!. En fin, “Los Años Maravillosos” fue una serie adelantada a su tiempo, mostrando el pasaje de la infancia a la adultez (mmm, me suena a una película que se estreno hace poquito…) apelando a la nostalgia, sí, pero también a las tribulaciones que afectaron, afectan y afectarán a cualquier ser humano que haya pasado por esa etapa de la vida (de determinada clase social claro).

“Alf”  (1986 – 1990, Paul Fusco/Tom Patchett). Tema: “Alf Theme” de Alf Clausen

Nada mejor que un Alf para otro Alf. Las vicisitudes de nuestro extraterrestre ochentoso favorito (en tu cara Spielberg) eran presentadas semana a semana por la música de su homónimo humano apellidado Clausen. Este compositor no sólo creo esta oda a la familia intergaláctica sino que desde hace 26 años musicaliza todos los capítulos de otra familia menos intergálactica pero igual de disfuncional llamada “Los Simpsons”. Junto al de Seinfeld, probablemente el mejor bajo que se haya escuchado en la televisión.

“Los expedientes secretos X” (The X FIles, 1993 – 2002, Chris Carter). Tema: “The X Files Theme” por Mannheim Steamroller

La genialidad de Chris Carter es inobjetable (menos por el remplazó a Mulder por el T-1000). “Los Expedientes Secretos X” es el arquetipo de la serie contemporánea, fue la primera en compartir el código con sus fans y en entender que un show sobre teorías conspirativas debía ser una teoría conspirativa en si misma. El tiempo ha aminorado su efecto, pero durante sus nueve años en el aire, las excéntricas investigaciones de los agentes Dana Scully y Fox “Spooky” Mulder fueron un verdadero fenómeno cultural. Tal vez no sea de los openings más bellos y elaborados, pero si de los más económicos en cuanto a capital simbólico. Unos miseros cuarenta y tres segundos alcanzan para resumir todas las intenciones de la serie, ah, y ese extraño silbido todavía es sinónimo de misterio paranormal. LA VERDAD ESTA AHI AFUERA

“Twin Peaks” (1990 – 1991, David Lynch/Mark Frost). Tema: “Twin Peaks Theme” por Angelo Baladamentti

David Lynch tiene dedicado un VDS entero, por ende no vamos a profundizar demasiado en su única incursión en el mundo televisivo. Baladamenti, usual colaborador de Lynch, opta por el minimalismo y los sintetizadores para darle a la serie ese carácter telenovelesco con el que siempre supo jugar tan bien (o tan mal si recordamos la insufrible mitad de la segunda temporada). Entre lo kitsch y lo esotérico.

“Friends” (1994 – 2004, David Crane/Marta Kauffman). Tema: “I’ll be there for you” por The Rembrandts

“Un hit no se discute” es una frase con la cuál no suelo suscribir, pero que en el caso de “Friends” no puedo más que coincidir plenamente. Debo admitir, en detrimento de mi envestidura chambonística, que me es imposible no cantar o aplaudir las cuatro semicorcheas obligatorias cada vez que suena el único éxito de “The Rembrandts”. ¿Por qué? NO LO SE. Estoy viendo a cinco seis tarados bailando en una fuente de agua y me gusta. Creo que aquí aplica la regla de los embutidos: “si gusta, no se pregunta de qué está hecho”

“Malcom in the Middle”. (2000 – 2006, Linwood Boomer).Tema: “Boss of Me” por They Might Be Giants

La semilla de la discordia, pocos esperaban la inclusión de Frankie Muñiz (Q.E.P.D) en una lista de series clásicas. En mi opinión, hemos olvidado esta obra maestra injustamente y por eso necesita una puesta en valor urgente. Asimismo, he decidido olvidar basofías sobrevaloradas como “Baywatch”, “Full House” e incluso “Buffy, la cazavampiros”, así que si están ofendidos, ya saben, comentar nunca viene mal. En fin, la canción de “Malcom…” tiene todos los ingredientes necesarios para la rebelión pre-pubscente: Punk, anime, skate, WWF, deportes extremos, Godzilla y al mismismo Walter White (el primer encuentro entre los dos monstruos). Hoy se ha hecho justicia señores.

BONUS TRACK

“Batman” (1966 – 1968, Lorenzo/Finger/Sempler Jr.). Tema: Batman Theme por Neal Hefti

Es icónica y ya fue revisitada en un VDS sobre comics pero es de tremenda importancia para la historia de la humanidad. Quedo relegada al Bonus, porque es una introducción animada, y de eso nos encargaremos en una próxima entrega.

“Las Aventuras de Pete & Pete” (The Adventures of Pete & Pete,Will McRobb/Chris Viscardi, 1993-1996). Tema: “Hey Sandy” por Polaris

Otra reivindicación aunque no demasiado popular debido a su exclusividad en un canal de cable. El fetiche personal lo excluye de la selección oficial aunque recomiendo ampliamente que la vean si todavía no lo hicieron.

Esto fue todo por hoy amigos, espero que tengan un gran fin de semana con mucha música y maratones de series. La próxima seguiremos con series animadas y explota el mundo.

Johnny Chambon

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s