VDS de Openings (Parte 2): Series Animadas

animaniacs

Los Chambons consideramos a las secuelas como una bendición, ¿por qué? porque el alivio de encontrar nuevas ideas nos permite justamente disfrutar con mayor libertad otra bendición suprema: el día viernes. Hace algunas semanas revitalizamos ese otrora faro de entretenimiento llamado Cinema Chambon (y de paso nuestras insignificantes vidas) con alguno de los mejores openings de series clásicas. En esta oportunidad, nuestro principal valuarte será la nostalgia, algo que de lo que solemos renegar en nuestros posteos, pero que en este caso nos resulta bastante efectivo, así que si están pensando que somos igual de chorros que los demás, tienen razón, pero también recuerden que ganamos menos dinero que los demás (directamente no ganamos dinero) así que ya saben, somos re border.

Pese a que no existe la objetividad, en los VDS siempre tratamos de dar un cierto aire de neutralidad a nuestras elecciones. Pero bueno, hoy directamente nos defecamos en eso (o me defeco) porque este VDS es el más antojadizo y personal de todas las entregas de esta bendita sección (estamos muy litúrgicos). La infancia es caprichosa y se vive una vez, por eso muchas de las selecciones de dibujos animados de hoy corresponden en buena parte a la década de los 90s (en mi opinión, una edad dorada para la animación), así que no se sorprendan si no ven series canónicas de los 70s y 80s. Por otro lado, no se rasguen sus vestiduras si tampoco encuentran anime, va a ir en un posteo diferente para los otakus llorones. Igual, hicimos un VDS de Anime hace un par de años.

Hay infinidad de material así que vamos a tratar de ser lo más lacónicos posibles en cada video.

“Los Simpsons” (The Simpsons, Brooks/Groening/Simon, 1989.). Tema: “The Simpsons Theme” por Danny Elfman

No voy a negar el fanatismo, desde mi HUMILDE opinión, la familia amarilla es lo mejor que le pasó a la televisión (y a nuestras vidas, ya que estamos con el fundamentalismo) desde su creación. No importa que la calidad haya descendido y sobren 14 temporadas, la genialidad demostrada en los primeros cinco años (la llamada goldenage) no tiene comparación con ninguna otra serie que se haya hecho jamás. Como ya nos hemos abocado a esta presentación en dos VDS Simpsoneanos, vamos a dejar un compilado de los mejores couch gags, es decir, ese remate que en muchos casos sirve de usina experimental para los artistas más diversos.

“Los Picapiedras” (tThe Flinstones, Hannah & Barbera, 1960- 1966). Tema: “Meet the Flintstones” por Hoyt Curtin

No hay Simpsons sin Picapiedras, así de simple. El arquetipo familiar de Hannah Barbera se puede observar desde hace por lo menos 30 años en clanes animados de todo tipo. “Los Picapiedras” es uno de los primeros dibujos animados en demostrarnos que las familias disfuncionales son graciosas sin importar el período histórico en el que se encuentren. No sabría decir si hoy en día siguen tan vigentes como hace diez o veinte años (recordemos tuvieron dos películas live-action, una de ellas en Las Vegas) pero hay algo seguro, esa canción es imbatible, cante quien la cante

“Scooby Doo” (Joe Ruby/Ken Spears, 1969-1971, 1978-1979). Tema: “Scooby Doo, Where Are You?” por Hoyt Curtin y Ted Nichols

La “Mistery Machine” es la versión apta para todo público que Hannah Barbera le supo dar a dos fenómenos culturales muy en boga en los años sesenta: el horror clase B (los monstruos de Universal, los comics de “Tales from the Crypt”) y el Sunshine Pop (ese pop/rock feliz de California). Si lo pensamos bien, “Scooby Doo” puede funcionar únicamente bajo el código infantil, de otra manera nos encontraríamos con un grupo de fumados que hablan con un perro y ven fantasmas por doquier. En fin, tipología lisérgica, arreglos disque-Monkeys y una melodía increiblemente pegadiza que evidentemente arruinó la cabeza de más de uno.

“El Hombre Araña” (Spiderman, Lee/Ditko/Bakshi, 1967 – 1970). Tema: “Spiderman Theme” de Paul Francis Webster y Bob Harris

Por obvias razones cronológicas nunca llegué a ver la primera adaptación del arácnido (me es más familiar la serie de Fox de los noventa que no incluí en este posteo). De hecho, y perdonen mi ignorancia, hasta el momento mismo de hacer este posteo no sabía que Ralph Bakshi (leyenda de la animación, el que hizo la adaptación de LORT) estaba involucrado. Bueno, la cosa es que la canción es inolvidable, todo el mundo la conoce, y todo superhéroe debería tener un jingle tan bueno como éste. Cuando compusieron la letra no estaban muy inspirados (hombre araña, hace todo lo que puede una araña) pero los Ramones hicieron un cover y con eso basta. Aquí se los dejo:

“Las Tortugas Ninjas” (Teenage Mutant Ninja Turtles, Kevin Eastman/Peter Laird, 1986 – 1997). Tema: “Teenage Mutant Ninja Turtles Theme Song” por Dennis C.Brown y Chuck Lorre

El comic original de Eastman y Laird lejos estaba de ser un amistoso dibujito para tomar la chocalatada (o chocolatada con pizza) pero pegó por ese lado. Échenle la culpa a la generación X o a las películas de Bruce Lee o a ambas, pero algo tienen las tortugas con nombres de pintores renacentistas que nos gusta tanto. Quizás sea su hiperpegadiza melodía inicial, quizás sea su actitud a là Bart Simpson, o quizás sea simplemente que no hay nada que nos guste más que un montón de tortugas con armas mortales comiendo pizza con una mujer escotada.

“Garfield y sus amigos” (Garfield and Friends, Jim Davies/Mark Evanier/Sharman DiVono, 1988 – 1995). Tema: “Garfield and Friends Theme” por Desiree Goyette

De grande me enteré que hay gente que odia a Garfield (“que es un robo, que es irritante…”). Mi conclusión es que se dejaron llevar por las nefastas películas animadas y por Nik (sí parece que el recuerdo de Gaturro le hizo muy mal a la mascota de Jon Bonachon) . Lo cierto, es que durante los 90s, era muy común encontrar cartucheras, guardapolvos y mochilas con la imagen del felino antilunes. Es más, creo que por esos años el consumo de lasagna tuvo un crecimiento del 110 % en contraste a la muy golpeada industria del Yogurt y las pasas de uva (¿vitivinicola?). Garfield era todo una rareza, un híbrido entre el nihilismo del Fritz de Crumb y la ternuna del Snoopy de Schultz, algo que lo hacía muy accesible para cualquier niño/a con aires de pseudorebeldía. Obviamente cuando yo tenía 8 años no tenía ni la más pálida idea de ésto, pero me reía bastante y hablaba sobre la amistad. Es más, quisiera tomarme un tiempo para reivindicar “La Granja de Orson”, gran intervalo entre tanta pedantería gatuna. Gracias.

“Tiny Toons” (Tiny Toons Adventures, Tom Ruegger, 1990 – 1995). “Tiny Toons Theme” por Bruce Broughton

La primera incursión de Amblin Entertainment pudo haber sido un descarado robo de la fama de personajes hiperinstalados como los Looney Toons. En cambio, la productora de Spielberg revitalizó la obra de Chuck Jones y creo un nuevo clásico para toda una nueva generación (sin mencionar el gran videojuego para Family Game/SNES). Así iniciaba un periodo maravilloso en la animación gracias al matrimonio Warner-Amblin.

“Animaniacs” (Tom Ruegger, 1993 – 1998). Tema: “Animaniacs” por Richard Stone

El segundo hijo de Amblin y Warner está loco de remate. Una vez asegurado el éxito de los Tiny Toons, Ruegger tuvo vía libre para la irreverencia absoluta. Los animaniacs es el propio derecho de la animación a existir, no son simples imitaciones caricaturizadas de la vida real, son un ente anarquico y nadie los puede definir. Es la imaginación de todos los autores que fueron defenestrados alguna vez por el medio, básicamente una reivindicación del dibujo animado. Se reían de todo, del sistema de estudios, del machismo, del feminismo, de Clinton, de los mimos, de Spielberg, de los superheroes, de los villanos. Aunque quizás el mayor logro de esta serie, fue servir como plataforma de lanzamiento de dos pesos pesados: Pinky & Cerebro

“Pinky & Cerebro” (Pinky & The Brain, Tom Ruegger, 1995 – 1998). Tema: “Pinky & The Brain” por Richard Stone

Gloria de glorias. Sorprende que algo tan bueno y tan gracioso como las aventuras de estos dos roedores hiperdotados (bueno, uno no tanto) no haya durado más tiempo. Más restringida que “Animaniacs” pero igual o más brillante, Pinky & Cerebro lograba un giro que ahora parece común: que el público busque la victoria del villano. En un principio los planes de Cerebro recaían en el modelo del villano excéntrico de James Bond, pero luego fueron mutando en estrategias políticas (candidato a presidente) o hasta mediáticas (un recordado capítulo imita a Orson Wells). En fin, una gran serie, una gran melodía y varios latiguillos para eternidad. SNARF

“Fenomenoide” (Freakazoid!, Bruce Timm/Paul Rugg, 1995 -1997). Tema: “Freakazoid!” por Richard Stone

Ahora todo el mundo quiere ser nerd, pero había una época que eso era el equivalente a ser un lameloide, paria y poco menos que un violador de menores. “Fenomenoide” fue pionera en abrazar la cultura del friki y reírse de la fantasía superheroica de ese lumpen. La apertura es una locura rampante con el cameo sorpresivo de un mono, increible.

“X-Men” (Edens/Iwanter/Lewald/Lee/Kirby, 1992 – 1997). “X-Men Main Theme” por Ron Wasserman

Casi veinte años después y todavía no hay una serie animada de Marvel que pueda superar a la primera encarnación de los mutantes en la (ex) pantalla chica. La serie de Fox adaptó buena parte de los comics ochentosos de Xmen (la etapa de Chris Claremont, Rob Liefield y Jim Lee) para hacer algo accesible tanto al público adulto como al infantil. Si el objetivo era posicionar a Xavier y cía como un producto más del mainstream. este se cumplió con creces; ya que la invención de Lee/Kirby es parte indisociable de la infancia de toda una generación. Ah, y un opening épico si los hay.

“Inspector Gadget” (Chalopin/Heyward/Bianchi,1983 – 1986). Tema: “Inspector Gadget” por Shuki Levy & Haim Saban

El avance de la biotecnología nos dio a ese androide llamado Gadget. Un monstruo de Frankenstein conformado por partes de Maxwell Smart (Don Adams otorgó la voz al personaje), James Bond, Batman, Sherlock Holmes y algún otro robot clase B que no se me ocurre todavía. “Inspector Gadget” fue un éxito rotundo durante los años ochenta y se mantuvo firme durante la década siguiente, incluso logrando una pésima adaptación al cine de la mano de Ferris Bueller  Matthew Broderick. Pero lo que todos recordamos es la melodía de apertura, y es que en verdad ya la conocíamos de antes; Shuki Levy arregló un fragmento de “En el salón del Rey de la Montaña” de Edvard Grieg (que ya aparece nada más y nada menos que en “Fantasía”) y el resultado fue esta archirecontraconocida canción que seguirá enfermando mentes prepubscentes por los siglos de los siglos.

“Ren & Stimpy” (The Ren & Stimpy Show, John Kricfalusi, 1991 – 1996). Tema: “Dog Pound Hop” por Die Screaming Leiderhôsens

Si todavía no escucharon el soundtrack completo de la demencial obra de Kricfalusi corran a Youtube (?) urgentemente porque es brillante, y si ni siquiera se dignaron a ver “Ren & Stimpy” evidentemente viven en una burbuja o son muy malas personas. Pocas cosas pueden superar a las desventuras del chihuahua Martin “Ren” Hoek y el gato Stimpson “Stimpy” J.Cat (Bueno, quizás Los Simpsons).

John Kricfalusi tomó el modelo de musicalización orquestada de la animación clásica y lo llevo a limites inimaginables (tanto así que Nickelodeon lo echó de su propia serie). Jazz desquiciado para una serie desquiciada.

“Batman: La Serie Animada” (Batman: The Animated Series, 1992 – 1995, Bruce Timm). Tema: “Batman Theme” por Danny Elfman

Por mal que les pese a muchos, Batman es lo que es hoy en día gracias a la versión de Tim Burton. Hasta 1989 la imagen oscura del murciélago estaba relegada casi exclusivamente al comic, un formato de consumo significativo pero todavía limitado a un circulo de consumidores minúsculos comparado al total espectro del mercado. La interpretación de Burton ayudó a exorcisar el fantasma camp de Adam West e instaló definitivamente la idea de que el cruzado encapuchado es un personaje complejo. El éxito del film convirtió repentinamente a Batman en una franquicia nuevamente redituable, y Warner Bros no iba a desaprovechar la oportunidad. Por algún milagro de la naturaleza, la obligatoria serie animada quedó en manos de Bruce Timm; un fanático del material original y un tipo que entendió que esta era la oportunidad para cristalizar la verdadera esencia del personaje. Lo único que mantuvo Timm fue la música original de Danny Elfman (que es realmente muy buena) pero el resto es una condensación absoluta de 60 años de historia comiquera en poco más de un minuto. Gracias Bruce Timm.

“Vaca y Pollito” (Cow & Chicke, David Feiss, 1997 – 1998). Tema: “Cow & Chicken” por Guy Moon

“Ren & Stimpy” tuvo unos pocos herederos, entre ellos la “Vaca y Pollito”, concebida inicialmente en el ciclo “Cartoon Cartoons” de Cartoon Network. Era un poco menos asquerosa, descarada y sexual (el culo del Diablo) que la serie de Kricfalusi, pero muy muy graciosa e igual de alocada. La canción de apertura congrega este espíritu con una guitarra eléctrica que solea mientras solo escuchamos los nombres de los protagonistas, o en este caso la especie animal, que es lo mismo.

“El laboratorio de Dexter” (Dexter’s Laboratory, Genndy Tartakovsky, 1996 – 2003). Tema: “Dexter’s Laboratory” por Thomas Chase y Steve Rucker

El sueño de Tartakovsky siempre fue hacer un anime de acción para adultos, pero mientras tanto tenía que conformarse con Dexter, un mini científico loco con una irritante hermana que siempre destruía sus invenciones. La intro es un gag en si mismo, una locación supersecreta que se ve irrumpida por la presencia de Diddy, una criatura aparentemente inocente, pero tan odiable como el correcaminos. No es misoginia, así es la dinámica de Dexter!.

“La vida moderna de Rocko” (Rocko’s Modern Life, Joe Murray, 1993 – 1996). Tema: “Rocko’s Modern Life” por The B-52’s

No había canal más drogadicto en los 90’s que Nickelodeon. Realmente no se de donde sacaban tanto suministro de LSD (la que ahora consume Cartoon Network) para salir con estas ideas. Un wallaby inmigrante con camisa de hawaino que era amigo de una vaca adoptada por una familia de lobos que a su vez era vecino de una pareja de sapos retirados….bueno, en fin, no tengo tantas sustancias psicotropicas como para seguir la trama de esta serie animada. Las pocas neuronas que siguen haciendo sinapsis en mi cerebro me dicen que era muy muy buena y que los B-52 tenían una seria fijación en los productos para niños (la teoría del LSD empieza a tener cada vez más sentido).

“Bob Esponja” (SpongeBob SquarePants, Stephen Hillenburg, 1999 – ). Tema: “SpongeBob SquarePants Theme” de Patrick Pinney

Más drogas, pero esta vez con Jacques Cousteau. Mucha gente resalta la ingenuidad y el sentido del humor bobo de Fondo del Bikini como si fuera un defecto. Esa es justamente la gracia del programa, una mezcla de ternura y estupidez. Y el opening no hace nada diferente, es una oda a la idiotez muy divertida y apta para todo público, porque si hay algo que deberíamos hacer más es reirnos de nuestra propia imbecilidad.

“Futurama” (David X.Cohen/Matt Groening, 1999 – 2012). Tema: “Theme From Futurama” por Christopher Tyng

Futurama es una hermosa carta de amor al siglo XX y sus inventos, dentro de las cuales se encuentra la ciencia ficción. Podemos encontrar códigos ocultos, logaritmos y millones de referencias a obras fundacionales del género. Tanto la estética como la composición original del opening están basados en una obra del compositor Pierre Henry del 1967 titulada “Psyché Rock” (algo parecida a Louie Louie, si me permiten). Se las dejo abajo:

“Padre de Familia” (Family Guy, Seth McFarlane, 1999 – ). Tema: “Family Guy Theme” por Walter Murphy Jr.

Cuando uno ve la apertura de Family Guy se da cuenta de lo mucho que cambio la serie luego de que la cancelaran por primera vez. Durante su primera temporada, la familia de Peter Griffin utilizaba una modelo similar a Los Simpsons (que denunciaron este plagio) pero con algunos gags absurdos. Paulatinamente Seth MacFarlane fue encontrando su propia marca autoral doblando la apuesta y reduciendo a los Griffin a una excusa para una serie de flashbacks aleatorios pero sólo aptos para un público adulto. Lamentablemente la fórmula se fue desgastando y todos los productos de MacFarlane (desde American Dad hasta Ted 2) sufrieron un considerable descenso en su calidad. Lo único que salió masomenos airoso de todo ésto fue la música original de estas producciones, todas enquistadas en el Jazz de las Big Band, los crooners (Sinatra, Tony Bennett, Dean Martin, etc) y los musicales de Gene Kelly. Puede llegar a aburrir, pero casi siempre es un placer escuchar las composiciones originales de Walter Murphy y sobre todo hoy, con tanta violencia en películas y sexo en televisión, ¿donde quedaron aquellos valores en los que nos solíamos basar?.

“South Park” (Trey Parker/Matt Stone, 1997-). “South Park Theme” por Primus

Algunos podrán argumentar que el opening de South Park no es precisamente lo mejor que tiene para ofrecer la serie. Es verdad, quizás no sea lo mejor, pero Trey Parker nunca apeló al virtuosismo sino a la animación visceral y barata, ahí está la gracia. El opening que le dejamos aquí es de la 5ta o 6ta temporada, y es una declaración de principios contra la reedición y remasterización de obras clásicas como Star Wars y E.T. (en esa época Lucas y Spielberg habían reestrenado ambas películas con algunos retoques en los efectos espciales). Selección caprichosa, puede ser, pero 18 temporadas de calidad initerrumpida lo ameritan.

“Harvey Birdman: Abogado” (Harvey Birdman: Attorney at Law, 1997 – 2007). Tema: “Harvey Birdman Theme” por Erik Richter

De todos los hermosos delirios de Adult Swim, el de Harvey Birdman es probablemente el más gracioso y con el jingle más pegadizo de todos. ¿Quién es el nuevo galán? BIIIIIIIIRDMAAAAAN.

BONUS TRACKS

“Un show más” (Regular Show, J.C.Quintel, 2010). Tema: “Regular Show” por Mark Mothersbaugh

Hermoso, los fumados que hacen Regular Show hacen un sentido homenaje a “Neon Genesis Evangelion”

“Halcones Galácticos” (Silverhawks, Arthur Rankin Jr/Jules Bass, 1986). Tema: “Silverhawks” por Bernard Hoffner

Una serie del mismo estudio de los Thundercats pero más grossa. No, no incluí a los aliens felinos, nunca me gustaron, y aparte esta es mi página. ¿Quieren a los Thundercats? Hagan un partido y ganen las elecciones.

Bueno, me dio culpa, pero sólo porque no voy a incluir a He-Man!

“Space Goofs” (Les Zinzins de l’espace, Jean Yves Raimbaud/Philippe Traversat, 1997 – 2007). Tema: “Monster Men” de Iggy Pop

A decir verdad, yo estaba un poco grande para ver “Space Goofs” pero era muy, muy gracioso, así que lo miraba sin culpa. ¿Cómo llegó Iggy Pop a un dibujo animado francocanadiense? No lo se, pero es genial.

Bueno, eso fue todo, el próximo número (?) será en algunas semanas, nos quedan dos posteos más y ya dejamos de robar con esto de los openings. Buen finde!

Johnny Chambon

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s